Enfermedades incompatibles con el buceo

Enfermedades incompatibles con el buceo

Trastornos médicos que pueden impedir el buceo

¿Es el submarinismo intrínsecamente seguro? Como en cualquier otro deporte, sigue habiendo riesgos y, como en cualquier otra cosa que hacemos en la vida, la planificación previa y la mitigación siempre conducen a mejores resultados.

 

Muchos de nosotros hemos tenido que hacernos un chequeo médico de buceo en un momento u otro de nuestras carreras de buceo.    Recurra a un médico que esté familiarizado con el buceo.    También hay una gran cantidad de información en los formularios de autorización médica que pueden ayudar a los médicos (incluso cuando surgen nuevas condiciones) en la determinación de lo que se considera posible, e incluso a veces temporal, contraindicaciones para el buceo, a los que son contraindicaciones absolutas para el buceo.

¿Qué afecciones médicas pueden impedirle bucear?

Las afecciones respiratorias subyacentes, como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o los antecedentes de neumotórax espontáneo, pueden poner a prueba la capacidad respiratoria exigida a los buceadores.

¿Cuál es la causa más común de muerte de los submarinistas?

La causa principal más frecuente de las muertes en inmersión es la falta o escasez de gas respirable, pero no se especifican los motivos, probablemente debido a la falta de datos. Otros factores citados son el control de la flotabilidad, los enredos o atrapamientos, las aguas agitadas, el mal uso o los problemas con el equipo y el ascenso de emergencia.

¿Se puede ser submarinista si se tiene asma?

Algunas sociedades de buceo recomiendan que un paciente asmático supere con éxito una prueba de provocación bronquial. Las recomendaciones también establecen que los asmáticos inducidos por el ejercicio, las emociones y el frío no deben bucear. Los pacientes asmáticos que necesiten medicación de rescate en un plazo de 48 horas no deben bucear.

Enfermedad por descompresión

Aunque el estado de salud de cada individuo debe considerarse caso por caso, normalmente se desaconseja la práctica del submarinismo a los buceadores con enfermedades cardiovasculares o respiratorias importantes, problemas musculoesqueléticos incapacitantes o capacidad de ejercicio limitada. El submarinismo requiere un nivel de forma física que permita realizar esfuerzos repentinos: nadar mucho tiempo en la superficie hasta el barco o la orilla, luchar contra una fuerte corriente, transportar el equipo, subir por una escalera, hacer frente a una fuerte marejada o al oleaje y rescatarse a uno mismo o a su compañero. Una mala forma física es un peligro tanto para el buceador como para sus compañeros y/o posibles rescatadores.

Un buceador con limitaciones físicas puede desear encontrar un programa diseñado específicamente para buceadores con discapacidades. Existe una gran variedad de programas de buceo adaptado para buceadores discapacitados. Algunos de ellos son terapéuticos o de rehabilitación por diseño, y estos programas se crearon con apoyo médico tanto para el buceador discapacitado como para el compañero de buceo.

Desde hace algún tiempo, las directrices para la prescripción de antibióticos para diversas enfermedades han favorecido un enfoque mucho más conservador debido a la creciente resistencia a los antibióticos. Muchas enfermedades son de naturaleza vírica, y los antibióticos no son beneficiosos en estos casos. Si se pone enfermo mientras viaja, el mejor recurso es un médico local, que conocerá los patógenos comunes que causan problemas en la zona que visita.

Pautas para el buceo con neumotórax

Según las estimaciones publicadas, entre 0,5 y 4 millones de personas en Estados Unidos practican el buceo recreativo; muchas viajan a zonas tropicales del mundo para bucear. Los buceadores se enfrentan a diversos problemas médicos, pero como las lesiones de buceo son poco frecuentes, pocos médicos están formados en su prevención, diagnóstico y tratamiento. Por lo tanto, es responsabilidad del buceador recreativo evaluar los riesgos potenciales antes de bucear, reconocer los signos de lesión y buscar ayuda médica cualificada cuando sea necesario.

La planificación de los viajes relacionados con el buceo debe tener en cuenta las enfermedades crónicas, cualquier cambio reciente en la salud (incluidos embarazos, lesiones y cirugías) y el uso de medicamentos. Las afecciones respiratorias subyacentes, como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o los antecedentes de neumotórax espontáneo, pueden poner en peligro la capacidad respiratoria exigida a los buceadores. Los trastornos mentales (como la ansiedad, la claustrofobia o el abuso de sustancias) y los trastornos que afectan a la función superior del sistema nervioso central y a la conciencia (como las convulsiones) plantean preocupaciones especiales sobre la aptitud para el buceo. Aunque los medicamentos deben revisarse para comprobar su compatibilidad con el buceo, lo que suele preocupar es la enfermedad subyacente para la que se toma la medicación.

Embolia gaseosa arterial

El verano pasado me diagnosticaron una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Me falta el aire cuando hago ejercicio, pero sigo nadando alrededor de una hora tres veces a la semana, incluyendo un nado subacuático de 75 pies (23 metros) con aletas.  ¿Cómo afectará la EPOC a mis inmersiones?

Desgraciadamente, la EPOC es una contraindicación para el buceo por varias razones.  Con la EPOC, se producen agrandamientos anormales de los espacios aéreos de los pulmones y la destrucción de las paredes de los sacos aéreos (alvéolos), lo que reduce su elasticidad.  Las paredes alveolares son normalmente elásticas como un globo.  Un globo se expande cuando se respira en su interior, pero las paredes están preparadas para retroceder y expulsar el aire, que es como funcionan los alvéolos normales.  Con una elasticidad reducida, es más parecido a respirar en una bolsa de plástico. Se expande, pero las paredes no expulsan activamente el aire.  El aire que queda en los alvéolos crea un potencial mucho mayor de barotrauma pulmonar.

El volumen de un gas es inversamente proporcional a su presión absoluta, como probablemente le demostró su instructor de aguas abiertas utilizando un globo. El globo lleno de aire en profundidad se expande durante el ascenso, lo que enseña la importancia de no contener nunca la respiración durante la inmersión.  Si sus pulmones no pueden expulsar rápidamente todo el aire, se crea una situación similar a la de contener parcialmente la respiración mientras bucea, ya que el aire atrapado se expandirá, posiblemente hasta el punto de romper sus pulmones. Una rotura hace que el aire salga de los pulmones y pueda entrar en la circulación arterial, lo que puede provocar una embolia gaseosa arterial (EGA), o en el tórax, dando lugar a un neumotórax potencialmente mortal. Las burbujas que causan un AGE pueden alojarse en los pulmones, el corazón o el cerebro y provocar una embolia pulmonar, un infarto de miocardio o un ictus, respectivamente.

Enfermedades incompatibles con el buceo

El buceo es una actividad fascinante que permite explorar las maravillas del mundo submarino. Sin embargo, existen ciertas enfermedades que son incompatibles con esta actividad y que pueden poner en peligro la salud de los buceadores. Es importante tener en cuenta estas enfermedades antes de decidir practicar buceo.

Una de las enfermedades más conocidas y que puede ser incompatible con el buceo es el asma. Las personas que padecen de asma tienen una mayor predisposición a sufrir dificultades respiratorias bajo el agua, lo que puede llevar a situaciones de emergencia. Es importante tener en cuenta que el buceo con asma no solo es peligroso para la persona que lo practica, sino también para su compañero de buceo.

Otra enfermedad incompatible con el buceo es la enfermedad cardíaca. Las personas con antecedentes de enfermedades cardíacas, como problemas de válvulas o enfermedades coronarias, tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el buceo. La presión del agua y el esfuerzo físico pueden poner una gran carga en el corazón, lo que puede llevar a problemas graves.

La diabetes también es una enfermedad incompatible con el buceo. Las personas diabéticas pueden experimentar fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre durante la inmersión, lo que puede llevar a problemas de salud graves. Además, el equipo de buceo, como los medidores de presión y los reguladores de aire, pueden verse afectados por los niveles de azúcar en la sangre, lo que puede poner en riesgo la seguridad del buceador.

Por último, el embarazo es una condición que impide la práctica del buceo. Durante el embarazo, hay un mayor riesgo de complicaciones debido a los cambios fisiológicos que ocurren en el cuerpo de la mujer. Además, la presión del agua y la falta de oxígeno pueden afectar negativamente al feto. Por lo tanto, es importante que las mujeres embarazadas eviten el buceo hasta después del parto.

Contraindicaciones para bucear

El buceo es una actividad emocionante y fascinante que permite a las personas explorar las profundidades del océano y descubrir un mundo submarino lleno de vida marina. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos pueden participar en esta actividad sin restricciones. Hay ciertas contraindicaciones médicas que pueden hacer que el buceo sea peligroso o incluso mortal para algunas personas.

Una de las principales contraindicaciones para bucear es la presencia de enfermedades cardíacas. El buceo requiere un esfuerzo físico significativo, y las personas con problemas cardíacos pueden experimentar dificultades para respirar o incluso sufrir un ataque al corazón bajo el agua. Es esencial que cualquier persona con antecedentes de enfermedad cardíaca consulte a su médico antes de intentar bucear.

Otra contraindicación importante es la presencia de enfermedades respiratorias crónicas. Las personas con asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) u otras afecciones respiratorias pueden tener dificultades para respirar correctamente bajo el agua. La presión del agua y la falta de acceso inmediato al oxígeno pueden causar problemas graves y potencialmente mortales para estas personas.

La epilepsia también es una contraindicación para el buceo. Las personas que sufren de epilepsia pueden experimentar convulsiones impredecibles, y esto puede ser extremadamente peligroso bajo el agua. La falta de oxígeno durante una convulsión puede causar daño cerebral o incluso la muerte. Por lo tanto, las personas con epilepsia no deben bucear sin una autorización médica previa y un control adecuado de su afección.

Las personas con problemas de oído también deben tener precaución al bucear. La presión del agua puede afectar negativamente los oídos y causar dolor o lesiones en el tímpano. Las personas que sufren de infecciones recurrentes del oído, problemas de equilibrio o daño en el oído interno deben evitar bucear o consultar a un especialista en medicina hiperbárica antes de hacerlo.

Subir